PICAS FORESTALES

La palabra Pica de amplio uso en las comunidades rurales de Venezuela designa a “un sendero provisional abierto en un lugar montuoso”, tal como nos enseña Don Lisandro Alvarado en su Glosario de voces indígenas de Venezuela. Es voz de uso frecuente que en otros diccionarios la señalan como sinónimo de Trocha. Con tal significación se emplea también en Colombia y Ecuador. La historia patria la registra en 1821 cuando Páez para apresurar su entrada a la gloria de Carabobo atraviesa la nombrada Pica de La Mona que une a Nirgua y Valencia. También la historia y la geografía señalan que en 1940, el explorador y baquiano amazonense Melicio Pérez inició la apertura de la llamada “Pica de los Piaroa” que uniría a Puerto Ayacucho con Manapiare sobre un trayecto de 170 kilómetros, la cual serviría de guía para la apertura de la carretera. En el ámbito jurídico se usa con propiedad este vocablo tal como se muestra en el artículo 35 de la Ley Forestal de Suelos y Aguas: Cuando se trate de la apertura de picas, ordenadas por la autoridad judicial en juicio de deslindes ….. En otro contexto esta palabra se utiliza para referenciar las áreas de investigación en las que se ubican ensayos de diferente índole como los de la Pica 8 de la Estación Experimental Caparo o la Pica Garciera, del bosque universitario Caimital. Por último, no podía faltar la exaltación de las picas en el ámbito de la poesía popular como se muestra en los versos arvelianos: por estas picas tan solas; por la pica de una canta; se me cerraron las picas. etc., o bien en coplas populares, como las referidas a los peligros que encerraba la montaña de San Camilo y que conllevaban a la pérdida de los baquianos: Se metió montaña adentro - Por una pica que había.
Se ha escogido el nombre de PICAS FORESTALES para identificar esta página dado que la connotación de la expresión se compagina bien con la trayectoria seguida por el responsable de la misma en sus faenas forestales que a la vez acompañaba con la de baquiano, a lo largo y ancho del país. Bajo esta fundamentación se presenta una serie de relatos originados en las experiencias acumuladas en una cincuentena de años de trajín en la ruralidad, en un entorno lleno de picas que se entrecruzaban en uno u otro derrotero y de cuyo tránsito brotaron centenas de anécdotas

20 abril 2018

¡ TIERRA…. TIERRA ¡

¡ TIERRA…. TIERRA ¡
“La hazaña de Colón estuvo más en haber partido que en haber llegado”
(Jules Verne -1828-1905)

Omar Carrero Araque
Baquiano

2017


 Réplica de la Santa María en el puerto de Barcelona
Foto de Fanny Gámez desde el teleférico de Montjuic


Tal día como hoy hace 525 años tocaron las costas de Guananí las tres naves que 69 días antes habían soltado amarras en el puerto de Palos de la Frontera, en las cercanías de Huelva. En realidad esta fecha del 12 de octubre ha sido cuestionada como aniversario del “descubrimiento” por cuanto la misma está referida al Calendario Juliano, vigente para el momento del histórico viaje. 

Este calendario, por sus notables imperfecciones, fue cambiado en 1582 por el Papa Gregorio XIII por el llamado Calendario Gregoriano, que mudaría entonces la fecha del “descubrimiento” para el 20 o 21 de Octubre (1). Se señala casi con seguridad que el desembarco de los hispanos ocurrió en la isla Watling del archipiélago de Las Bahamas, llamada San Salvador por el futuro Almirante.   

 Las tres Carabelas a las que nos tienen acostumbrados desde la época de escolares, eran en realidad dos: La Niña y La Pinta porque la Santa María era una Nao, una embarcación más grande. La primera, que estaba registrada como Santa Clara fue llamada La Niña por el apellido de su propietario (Juan Niño), vino capitaneaba por Vicente Yáñez Pinzón. La Pinta cuyo dueño era Cristóbal Quintero estuvo capitaneada por Martín Alonso Pinzón, mientras que su propietario, en este viaje, ejercía de marinero. 

Según algunos autores el número de marineros era de 90, aunque algunos lo elevan hasta 120. Tal vez uno de los más conocidos de estos Nautas sea el sevillano Juan Rodríguez Bermejo, más conocido como Rodrigo de Triana, a quien se le atribuye haber dado la voz de “tierra” desde su puesto de vigía de La Pinta. 

Toda la tripulación estaba pagada por la Corona con sueldos mensuales estipulados entre los 2.000 maravedíes para los Pilotos; 1.000 para los Marinos y 666 para los Grumetes. Un dato importante de esta expedición en su costo que según el contrato firmado entre Colón y la Corona ascendió a 1.167.542 maravedíes, pero con el aporte que forzosamente debieron hacer los habitantes de Palos, este monto pudo llegar a los 2.000.000. Se estima que por cada uno de estos maravedíes invertidos en el viaje, la Corona ganó la enorme cantidad de 1.733.000, contabilizando sólo el oro recibido (2).            

De la revisión de la Bitácora de La Santa María se pudo conocer con exactitud la ruta seguida por Colón en este su primer viaje, pues él mismo anotó que del 3 al 9 de Agosto, las naves hicieron la travesía entre Palos de la Frontera y las Canarias. Del 9 de Agosto al 9 de Septiembre permanecen anclados en las Canarias mientras reparaban las velas y el timón de las carabelas, que al parecer habían sido dañados en un intento de sabotaje. Del 9 de Septiembre al 12 de Octubre estuvieron viajando entre las Canarias y Guananí. Del 16 de Enero al 17 Febrero se realiza la travesía entre La Española y las Azores. Del 24 de Febrero al 4 de Marzo, de las Azores a Lisboa y, por último, del 13 al 15 de Marzo, de Lisboa a Palos (3). 

Se cumple así el itinerario del primer viaje de Colón quien regresa a España con muestras de oro, perlas, plantas, animales y algunos indígenas, para presentarlos ante la Corona como prueba de su hazaña. Una hazaña y una gloria que según Jules Verne estuvo más en haber partido y no en haber llegado (4).   
 
Como sabemos, Colón realizó tres viajes más, ahora con más apoyo de la Corona. Para nosotros es muy importante el Tercero de éstos pues fue entonces cuando “descubrió” la tierra firme del continente que más tarde se conocería como América. En ese viaje, el 2 de agosto de 1498 recaló en una tierra que llamó de gracia y que hoy conocemos como Macuro (en el actual estado Sucre).

En este viaje, al mando de sus tres Carabelas, Castilla, Correo y Vaquinha, había pasado frente a la desembocadura de dos grandes ríos, el Esequivo y el Orinoco, a los que confundió con el Eufrates y el Tigris por estar anclado a la idea de que haber viajado a India siguiendo un derrotero occidental. Haber llamado “indios” a los habitantes de estas nuevas tierras confirma su error (5).
 
Tanto el lugar de nacimiento de Colón asó como el de su tumba ha sido objeto de incertidumbre. Aunque se reconoce a la ciudad italiana de Génova como su cuna, al menos una decena de otras ciudades se disputan ese honor: Calvi, Saona, Cogoleto, Oneglia, Boggiaco, Pradella, Timate y Terrarosa, además de otras en España, Grecia, Inglaterra y Portugal (5).
 
Cristóbal Colón murió el 20 de Mayo de 1506 en Valladolid. Después de un proceso de descarnación sus restos fueron enterrados en Valladolid aunque más fueron traslados a Sevilla. En 1523 su hijo Diego dispuso su traslado a la Catedral de Santo Domingo, República Dominicana (6)         
 
En estos 525 años del encuentro de Colón con el nuevo continente se destaca la controversia generada por las consecuencias de este histórico hecho. Mientras que una parte del mundo lo halaga, la otra lo repudia por las nefastas consecuencias que trajo para los pueblos y culturas, ahora llamadas americanas.

La hazaña de Colón despertó envidias y pasiones sobre todo en  navegantes de otros reinos o estados quienes tratando de ganar o empañar glorias,  describieron en ficción viajes anteriores a los del marino genovés, utilizando información ya registrada por Colón.  El mismo Descubridor se encargó de echar por tierra algunas de estas falsedades al replicar las afirmaciones de un grupo de nobles españoles quienes le manifestaron que en España también había marineros de su talento y que uno de ellos bien pudo haber sido el descubridor de esas nuevas tierras. En réplica Don Cristoforo  les señaló de manera práctica, mediante la conocida leyenda del Huevo de Colón, “que después de hecha y vista una hazaña, cualquiera sabe cómo hacerla”. 

Como recordatorio de este hecho y como tributo al Almirante se subraya que el apelativo Colón ha pervivido en nombre de países, pueblos, municipios, distritos, picos y ríos. Sus viajes y hazañas se recogen en unos 64 grandes libros. También se registra su nombre en la numismática y en la filatelia. La estatuaria registra emblemáticos monumentos en las más importantes ciudades de 16 países (5).            
En Venezuela, las estatuas y bustos que se había erigido en honor al Descubridor fueron derribados por exaltados seguidores del modelo “bolivariano” implementado en el país a partir de 1999, como repudio a las consecuencias negativas que la llegada de los europeos trajo para los pueblos originarios.           
 
Ante estas manifestaciones que parecieran signadas por fundamentalismos, vale señalar que la historia con todo su peso no puede ser cambiada, sucedió como sucedió y no como quisiéramos que hubiese sucedido. 

Consultas en:      
1.- ¿Colón 'descubrió' América un 12 o un 20 de octubre? - La Vanguardia       
://www.lavanguardia.com/.../colon-descubrir-america-dia......               
2.- Paredes F., A. 2006 Alonso de Ojeda. Planeta- Bogotá                      
3.- Colón, C. 1994. Diario. Globus-Madrid                  
4.- Verne, J. 1988. Cristóbal Colón. La Prensa. Bogotá 
   ”.