PICAS FORESTALES

La palabra Pica de amplio uso en las comunidades rurales de Venezuela designa a “un sendero provisional abierto en un lugar montuoso”, tal como nos enseña Don Lisandro Alvarado en su Glosario de voces indígenas de Venezuela. Es voz de uso frecuente que en otros diccionarios la señalan como sinónimo de Trocha. Con tal significación se emplea también en Colombia y Ecuador. La historia patria la registra en 1821 cuando Páez para apresurar su entrada a la gloria de Carabobo atraviesa la nombrada Pica de La Mona que une a Nirgua y Valencia. También la historia y la geografía señalan que en 1940, el explorador y baquiano amazonense Melicio Pérez inició la apertura de la llamada “Pica de los Piaroa” que uniría a Puerto Ayacucho con Manapiare sobre un trayecto de 170 kilómetros, la cual serviría de guía para la apertura de la carretera. En el ámbito jurídico se usa con propiedad este vocablo tal como se muestra en el artículo 35 de la Ley Forestal de Suelos y Aguas: Cuando se trate de la apertura de picas, ordenadas por la autoridad judicial en juicio de deslindes ….. En otro contexto esta palabra se utiliza para referenciar las áreas de investigación en las que se ubican ensayos de diferente índole como los de la Pica 8 de la Estación Experimental Caparo o la Pica Garciera, del bosque universitario Caimital. Por último, no podía faltar la exaltación de las picas en el ámbito de la poesía popular como se muestra en los versos arvelianos: por estas picas tan solas; por la pica de una canta; se me cerraron las picas. etc., o bien en coplas populares, como las referidas a los peligros que encerraba la montaña de San Camilo y que conllevaban a la pérdida de los baquianos: Se metió montaña adentro - Por una pica que había.
Se ha escogido el nombre de PICAS FORESTALES para identificar esta página dado que la connotación de la expresión se compagina bien con la trayectoria seguida por el responsable de la misma en sus faenas forestales que a la vez acompañaba con la de baquiano, a lo largo y ancho del país. Bajo esta fundamentación se presenta una serie de relatos originados en las experiencias acumuladas en una cincuentena de años de trajín en la ruralidad, en un entorno lleno de picas que se entrecruzaban en uno u otro derrotero y de cuyo tránsito brotaron centenas de anécdotas

01 noviembre 2015

DE LAS MATAS LLANERAS



Entre los tantos elementos que hermosean el paisaje llanero  destacan unos bosquecitos que, de tanto en tanto, quiebran la línea del horizonte, unos bosquecitos redondeados por lo general, que en épocas críticas dan protección a los animales de la fauna silvestre y, en todas las épocas sirven de aliento a los poetas.  Hablamos entonces…

 DE LAS MATAS LLANERAS

 
MATA LLANERA (Foto tomada de www.imeditores.com)

Omar Carrero Araque
Baquiano
2014
En la concepción de los llaneros una Mata es un pequeño bosque en medio de la sabana (1) como oposición a lo que llaman Calceta que sería una pequeña sabana en medio del bosque.


La Mata constituye un elemento muy importante en el paisaje de los llanos porque  además de servir de refugio de la fauna silvestre en las épocas críticas de sequía y de  candela, haciendo las veces de un oasis, la mata es muy importante como  referencial toponímico; como fuente de inspiración para los poetas y compositores llaneros, y por tener notoria presencia en la historia y en las leyendas populares. 


Por lo general estas formaciones asumen formas redondeadas si las vemos en planta y cubren superficies de aproximadamente 3-4 hectáreas. En algunas partes del bajo Apure las llaman Brosque. Sobre su origen se han propuesto algunas teorías que consideran a las Matas como Bosques en formación o como Bosques remanentes (2)
    

Una Mata en su primera acepción se define como una “planta de poca altura o tamaño, especialmente de tronco ramificado y leñoso”, es decir que está constituida por “una cantidad de hijuelos que se elevan desde una base común, formando un conjunto compacto”.  Pero también con este término se identifica a un grupo de árboles tal como aparece registrado en un antiguo escrito de 1148 en el que se refiere a la Mata como “un bosquecillo de árboles o arbustos”, un significado que aún se conserva en la mayor parte de España y Portugal. 

En el diccionario de la Real Academia se lee: “porción del terreno poblado de árboles de una misma especie”. El término llegó a la América hispana y a la América portuguesa en el Siglo XVI. En Venezuela el primer registro de Mata aparece en 1768 en una relación descriptiva de Carora (3).

La definición de Mata tal como se reconoce en el llano venezolano es compartida con Colombia, Bolivia y Brasil. 


En Brasil estas formaciones son denominadas ISLAS DE MATA, entendiéndose que Mata en el idioma portugués es un término referido a Bosque, Selva, Arboleda o Floresta. (Mato Grosso significa Selva espesa, densa, tupida o cerrada). En Bolivia se les conoce como ISLAS, mientras que en Colombia se les llama MATAS DE MONTE. Como se ve, todas apuntan hacia la concepción de un bosque aislado en la llanura, aunque la denominación brasileña parece ser la más acertada (4).


Las Matas que encontramos en el llano occidental casi siempre mantienen la misma estructura florística pues las especies se repiten con frecuencia siendo constantes algunas de estas. Un listado florístico podría mostrar la presencia de Jobo, Guásimo, Corozo, Aceite, Manirito, Caruto, Cacho e´venao, Roble, y a veces, Cardones. Alrededor de la mata y formando una especie de cinturón protector contra los incendios aparece una comunidad resistente al fuego conformada por Mastranto, Tornillo, Estoraque, Punteral, entre otros. En los estratos bajos se pueden conseguir individuos de Escobilla, Bretónica, Guayabita sabanera, Dormidera y Oreja e´tigre (2).


Muchas Matas son registradas en la historia patria por haber ocurrido hechos memorables en sus cercanías, como por ejemplo MATA DE MIEL en el estado Apure, un lugar en donde el 16 de Febrero de 1816, José Antonio Páez derrotó al Coronel realista Francisco López. Esta victoria le mereció al Centauro su ascenso a Teniente-Coronel (5). El nombre de Mata de Miel se deriva de una planta de este nombre llamada también Chupa-Chupa o Melero, cuyo denominación científica es Combretum  fruticosum (Loefl.) Stuntz.


También la historia recuerda a la MATA CARMELERA (municipio Anzoátegui, estado Cojedes) en donde el 16 de Abril de 1898 se registró la batalla del mismo nombre y en la cual murió el Presidente Joaquín Crespo (6). Se puede señalar también a la MATA DE LA FEDERACIÓN, nombrada así porque durante la época la Guerra Larga cobijó repetidamente a las tropas de Ezequiel Zamora en las incursiones que los Federales hacían por la tierra barinesa. Esta Mata ha sido transformada en el Parque de La Federación ahora ubicada dentro del perímetro urbano de la ciudad de Barinas (7)


En el mismo estado Barinas, pero en la cercanías de la población de Santa Bárbara se encuentra la MATA BONIFACIERA en cuyos espacios tenía residencia la india Bonifacia Ruíz (La Capitana) esposa del Don Sebastian Maenti, quien en 1890 era el jefe de esta Provincia del Cantón Pedraza. Se comenta que en esta Mata está “el rico entierro o botija” de estos gobernantes por lo que mucha gente se aventura en su búsqueda, sobre todo los viernes santos. 


Es nombrada también la MATA MARTINERA en las vecindades de Pagüecito (municipio Barinas) porque allí estuvo asentada la primera escuela rural creada en 1948 y regentada por la maestra Ramona Mejías (8).


En el municipio Miranda del estado Guárico, con un modesto monumento, se identifica a MATA ARZOLERA  como el lugar donde el 04 de septiembre de 1926, nació Ángel Custodio Loyola, cantador llanero de reconocida trayectoria.


No escapan las Matas al campo de la religiosidad popular que “santifica” al ánima de ciertos personajes, que según la tradición oral  “realizan milagros”. Estos personajes, denominados “Ánimas”  son muy populares en las sabanas llaneras, en donde la soledad, el aislamiento y la ausencia de guías espirituales conllevaron hacia el fomento del  sentimiento supersticioso. 


De estas Ánimas se destaca una cuya capilla esta junto a una Mata, ahora conocida como MATA SILVA, aunque este nombre  corresponde en realidad a los apellidos del difunto (Juan de Dios Mata Silva, natural de Táchira y muerto en la época gomera cerca de El Frío, entre Mantecal y El Samán de Apure) (9).


En cuanto al uso de las Matas en la denominación de lugares y poblados se destaca que en la región llanera se registran 42 lugares con el nombre de Mata; de éstos, 13 se encuentran en Apure, 12 en Barinas, 11 en Guárico, 3 en Portuguesa y 3 en Cojedes (10)


A lo largo y ancho de la geografía llanera es común encontrar nombres como Mata e´ Totumo, Mata e´ Zamuro, Mata Azul, Mata e´ Palma, Mata Oscura, Mata e´ Toro, Mata e´ Conuco, etc. En el estado Monagas se encuentra la importante población petrolera Punta de Mata, la segunda en población después de Maturín. 


En el campo de las paremias o  refranes el término Mata no es muy frecuente aunque el algunas regiones, sobre todo en las áreas rurales, se dice “al que le cayó centella no se arrima a punta e´ mata” o “picure que se ha tirado no pasa por punta e´mata” (3), con el mismo significado de “al que lo mordió macagua, bejuco le para el pelo”.


Fuera de los llanos encontramos que en el estado Zulia, según nos cuenta Don Lisandro Alvarado, hacia el siglo XIX se llamaba Mata a una calabaza grande en la que se recogía la leche del ordeño diario (3), de donde se deduce que llamarían Matera al cobertizo donde guardaban estas Matas. El nombre de Matera pasaría entonces a identificar a la finca o hacienda. 


Para terminar nos referimos a la inclusión del término Mata en la novelística venezolana destacando la presencia de la MATA DEL ÁNIMA SOLA, realzada por Don Rómulo Gallegos en el Capítulo “Al abrigo de las matas” (Cantaclaro) (11).  





Consultas en:
www.wordreference.com/definicion/mata
2. Carrero, O. 2003  Guía de la Práctica de Campo de Ecología Vegetal – Trayecto Mérida– Barrancas (Barinas).
3.  Rosenblat, A. 1982. Las buenas y malas palabras. Tomo III EDIME (Pag. 77-80)
https://es.wikipedia.org/wiki/Llanos
www.efemeridesvenezolanas.com/sec/his/id/198/?show=1
archivohistoricobarinas.blogspot.com/2009_08_24_archive.html
8. Herrera, A. Antología llanera. 2005 Ediciones del Rectorado de la ULA-Mérida
10. Casale, I. 1997. La Fitotoponimia de los pueblos de Venezuela. UCV-Caracas
11. Gallegos, R. 19  Cantaclaro. VI Edición. Austral-Argentina  1972 



Glosario
Aceite o Cabima (Copaifera officinalis L.)
Bretónica (Melochia parvifolia Kunth)
Cacho e´venao  (Godmania macrocarpa (Benth.) Hemsl.)
Cardón (Cereus sp.)
Caruto (Genipa americana L.)
Corozo (Acrocomia totai Mart.)
Dormidera (Mimosa pudica L.)
Escobilla (Sida acuta Burm.f.)
Espinito (Randia aculeata L.)
Estoraque (Vernonanthura brasiliana (L.) H.Rob.)
Fruta e´palomo (Casearia sylvestris Sw.) 
Guásimo (Guazuma ulmifolia Lam.)
Guayaba sabanera  (Psidium guineense Sw.)
Jobo (Spondias mombin L.)
Manirito (Annona jahnii Saff.)
Mastranto (Hyptis suaveolens (L.) Poit)
Oreja e´tigre  (Cissampelos ovalifolia DC.)
Punteral (Casearia guianensis (Aubl.)Urb.)